Sexo en Alicante: Corazón y Amor

Conexión en el autobús

Desde hacía un par de meses, me levantaba de la cama de un bote en cuanto sonaba el despertador. Aunque hubiese estado toda la noche trabajando como escort de Valencia daba igual. Y es que tenía un buen aliciente para hacerlo: en la parada del autobús que cogía para ir a la facu hacía unas semanas que esperaba junto a mí un chico que… bueno, verle era empezar el día con buen pie.

Además, lo divertido es que yo a él no debía resultarle tampoco indiferente, porque nuestras miradas coincidían siempre y había una especie de lenguaje no verbal que hacía que «conversáramos» en silencio cada mañana. Y lo que leía en sus ojos día tras día era interés por mí, pero, por otro lado, miedo a romper la magia de esos momentos tan especiales que compartíamos sólo los dos en medio de tanta gente. Eso sí, a parte del juego de miradas, nunca nos dijimos ni media palabra, ni el «buenos días» de rigor.

Él siempre bajaba un poco antes que yo y, desde la calle, volvía la cabeza para ver cómo yo seguía con la vista sus pasos. En el fondo, me hubiese encantado bajarme y seguirlo, para ver qué hacía, a qué se dedicaba, para estar más rato junto a él…

De verdad que llegué a obsesionarme un poco porque a veces, en clase, se me iba la olla —sobre todo en una asignatura de primera hora en la que el profe era un plomo auténtico que dormía hasta a las piedras—y empezaba a imaginarme qué tipo de vida llevaba, le inventaba nombres y se me ocurrían mil maneras de «entrarle«. ¡Llegué a soñar que era su puta!

Encuentro nada casual

A él debía pasarle lo mismo, pero le echó más morro que yo porque, un día, cuando yo esperaba ya que fuera hacia la puerta para bajar, me di cuenta de que se quedaba clavado en su asiento. Me pareció raro porque era la primera vez que algo cambiaba nuestra rutina. Yo me bajé como siempre en la parada que había delante de mi facultad y noté que él lo hacía detrás de mí. Con el corazón que parecía querer salírseme por la boca, eché a andar hacia mi clase, sintiendo que me pisaba los talones. ¡Me estaba siguiendo! Fue muy fuerte porque, como cada mañana, yo me senté en el bar de la facultad para desayunar y él lo hizo en la mesa de delante, sin dejar de mirarme todo el rato.

Estuve tentada de acercarme y decirle algo, pero me daba un corte de la muerte. Además, en ese momento llegó mi grupo de amigos y ya pasé de contar nada de lo que pasaba, porque me habrían tomado por loca o a él por un psicópata. Pero fue súper fuerte ver que el chico del autobús no se cortaba un pelo en ir detrás de nosotros y sentarse en clase, siempre a una cierta distancia pero bien situado para poderme ver bien. Ni que decir tiene que no di pie con bola ese día. A la hora de comer, de nuevo me fui para la cantina para comer, pero, antes de llegar y por culpa de los nervios, se me cayó la carpeta y se me desparramaron todos los apuntes.

Entonces, él se acercó a ayudarme. No pronunciamos palabra pero en ese momento, la cercanía de nuestros cuerpos disparó nuestra adrenalina y sus labios se unieron a los míos en un beso que me pareció eterno pero que duró sólo un instante porque estábamos en medio del pasillo…

—¿Hay algún lugar en el que podamos estar solos? ¡Quiero que seas mi puta!, fue lo primero que oí de su boca, y su voz me resultó súper viril, muy profunda y acariciadora. ¡Era un seductor nato! Como hipnotizada por sus palabras, le cogí de la mano y nos dirigimos al local que hay al lado de la fotocopiadora, un despachito del que siempre disponíamos los alumnos. Cerré la puerta detrás de mí y apoyé mi cuerpo contra él, para que nadie pudiera abrirla mientras estuviéramos allí.

Él se abalanzó sobre mí y empezó a besarme desde el cuello bajando por todo mi cuerpo hasta detenerse en mi pantalón, que desabrochó con pericia para liberarme de él. Entonces, empezó a besarme en la zona más íntima de mi anatomía, mientras con sus manos acariciaba y pellizcaba mis nalgas hasta hacerme volver loca. Cuando creí no poder aguantarme más, cambiamos la situación. Él contra la pared y yo besando su pene, que ya apuntaba hacia el cielo, desafiante.

¡¡¡OCUPADO!!!

Al cabo de unos pocos besos, noté que él estaba a punto y le pregunté si llevaba preservativo. Ibamos a tener sexo con condón. Sacó uno de la cartera y se lo coloqué suavemente. Él se sentó en el suelo, siempre contra la puerta, y yo me senté sobre él, para dirigirle directamente hasta las puertas del placer con movimientos rítmicos. Me había convertido en su puta. Su prostituta entrega. Una escort loca por él. Mientras yo le guiaba directa al orgasmo, él me levantó la camiseta para mordisquear mis pezones y hacer que aún sintiera más y más calor en todo mi cuerpo.

Afortunadamente, nuestros gemidos quedaban ahogados por el ruido de la fotocopiadora, que siempre funcionaba a tope. Cuando estallé de placer, poco después de que lo hiciera él, desde fuera intentaron abrirla puerta.

—¡¡¡Ocupado!!!, grité y, en ese momento, sentí como si me hubieran devuelto a la realidad, porque lo que acababa de pasarlo había vivido como parte de un sueño, por real que fuera. ¡Es que a mí no me podía haber pasado eso! ¡Era de película!

Salimos de allí aparentando inocencia, pero al cruzar la esquina echamos a correr que parecía que íbamos delante de los toros de San Fermín. A unos cuantos metros, nos tuvimos que parar del ataque de risa que teníamos. Volvimos a besarnos muy muy cariñosamente… Definitivamente me había convertido en su puta.

Ahora ya no voy a la facu en bus, voy en la moto que César, que desde ese día se convirtió en mi novio, compró poco después. Él me deja en clase y se va a trabajar—es carnicero—y vuelve después a recogerme.

Aunque viene mucho por mi facu, nunca más hemos vuelto al cuartito junto a la fotocopiadora, pero, sin duda, es nuestra vez más desmadrada ¡y fue la primera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *